Uso de la amalgama dental

El Parlamento Europeo ha aprobado la modificación del Reglamento Europeo sobre el mercurio y las implicaciones sobre el uso de la amalgama dental. El documento ha sido publicado en el Diario Oficial de la UE y será de aplicación a partir del 1 de enero de 2018.

– A partir del 1 de julio de 2018, no podrá utilizarse amalgama en el tratamiento de dientes de leche, de niños menores de 15 años y de mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, excepto cuando el dentista lo considere estrictamente necesario en función de las necesidades médicas específicas del paciente.

– A partir del 1 de enero de 2019, la amalgama dental solo será usada en forma de cápsulas pre-dosificadas; los dentistas tendrán prohibido el uso de mercurio a granel.

– A partir del 1 de enero de 2019, los gabinetes dentales que utilicen amalgama dental o extraigan dientes que la contengan, deberán tener separadores de amalgama para retener y recoger sus partículas, incluidas las contenidas en el agua. Concretamente:

  1. a) Los separadores de amalgama puestos en servicio a partir del 1 de enero de 2018 deberán garantizar un nivel de retención de, como mínimo, el 95 % de las partículas de amalgama;

 

  1. b) A partir del 1 de enero de 2021, todos los separadores de amalgama en uso garantizarán el nivel de retención especificado en la letra a).

– Los separadores de amalgama se mantendrán conforme a las instrucciones de uso para asegurar su máximo nivel de retención.

– Los dentistas tienen que asegurarse de que tanto las cápsulas como los separadores de amalgama cumplen con la normativa europea u otras normas (nacionales o internaciones) equivalentes de calidad y retención.

– Asimismo, los dentistas deben garantizar que los residuos de amalgama sean tratados y recogidos por empresas autorizadas. Estará completamente prohibida su liberación al medio ambiente, bajo ninguna circunstancia.

– Antes del 1 de julio de 2019, los Estados miembros tendrán que establecer un plan nacional relativo a las medidas que pretenden aplicar para la reducción gradual del uso de la amalgama dental. Este plan estará a disposición de los ciudadanos en internet y será enviado a la Comisión en el plazo de un mes desde su adopción.

Además, es importante destacar:

*Art. 18: como fecha límite, el 1 de enero de 2020 y, posteriormente a intervalos adecuados, los Estados miembros presentarán a la Comisión y pondrán a disposición del público en internet un informe sobre la aplicación del Reglamento;

*Art. 19: antes del 30 de junio de 2020, la Comisión presentará al Parlamento Europeo y al Consejo un informe sobre los resultados de su evaluación relativos, entre otras cuestiones, a la viabilidad de una eliminación gradual del uso de amalgama dental a largo plazo (preferiblemente a más tardar en el año 2030).